Secretaría de Economía
   7 de Julio
InicioAtrás
Guías Empresariales
 
¡ Inicie y mejore su Negocio !  
 

FLUJO DEL PROCESO PRODUCTIVO Y ESCALAS DE PRODUCCION

La fabricación de los productos del giro es heterogénea en virtud de que existen distintos procesos de manufactura dependientes del producto final.

Las escalas posibles de producción que se pueden lograr son:

 

Escala (rango de producción)

Microempresa/artesanal:

Hasta 50 lámparas al día.

Pequeña empresa:

De 50 a 200 lámparas al día.

Mediana empresa:

De 200 a 500 lámparas al día.

Gran empresa:

Más de 500 lámparas al día.

En cuanto al grado de actualización tecnológica se destaca lo siguiente:

El proceso de manufactura de lámparas ornamentales y candiles es eminentemente tradicional y de larga historia, los cambios tecnológicos han incidido en la incorporación de maquinas, como por ejemplo, los troqueles que reducen el tiempo de diseño y acabado, incrementado con ello la productividad.

La empresa artesanal, no opera grandes volúmenes de producción, sus procesos requieren de la adición e incorporación de materiales ya procesados (una especie de cadena productiva del producto en particular). Para el caso de la pequeña empresa que ya cuenta con un volumen importante de producción, el proceso cambia al emplear un mayor número de trabajadores.

Para el caso del mantenimiento y reparación de lámparas es un proceso distinto en cada ocasión que depende del producto y del cliente.

Flujo del proceso de producción en una escala de micro empresa/artesanal

Se presenta el flujo del proceso productivo a nivel general, referente al producto seleccionado del giro y analizado con más detalle en esta guía.

Sin embargo, éste puede ser similar para otros productos, si el proceso productivo es homogéneo, o para variantes del mismo. Al respecto, se debe evaluar en cada caso la pertinencia de cada una de las actividades previstas, la naturaleza de la maquinaria y el equipo considerados, el tiempo y tipo de las operaciones a realizar y las formulaciones o composiciones diferentes que involucra cada producto o variante que se pretenda realizar.

images/fm_lampara.gif

A continuación, se presenta una explicación del proceso productivo a nivel microempresa/artesanal:

Recepción inicial de insumos: En este primer momento, los insumos básicos (madera, placas y láminas de aluminio u otro metal, insumos eléctricos, pantallas y demás componentes) son recibidos del almacén o los proveedores y pasan por un rápido chequeo.

Distribución de materias primas por área: De acuerdo a la disposición de procesos, se divide el flujo de materiales para la producción en dos grandes áreas, por un lado la dedicada al trabajo de ebanistería (moldeado y tallado de madera) y por el otro los trabajos en metal, para diseñar y crear presentaciones.

Trabajos de madera diseño y desbaste: Dentro de este primer sub-proceso, la madera recibida en bloques, es pasada por la sierra eléctrica para empezar a darle la forma que exige la producción, en caso necesario se utilizarán las herramientas manuales para apoyar esta labor.

Perforaciones y entradas: Ya obtenidas las piezas, se procede a utilizar el taladro para darle las entradas al cableado y demás elementos eléctricos que lleva.

Pulido y esmaltado: Una vez que se tiene ya el diseño semicompleto, se inicia el proceso de acabado que consiste en lijar, pulir y aplicar laca u otro solvente respetando la expresión artística del trabajo en caso de que lleve figuras talladas.

Acabados: En esta fase se verificará la calidad del producto, midiendo sus dimensiones y probando su funcionamiento.

Revisión final: Cuando ya se verificaron los acabados y el funcionamiento del sistema eléctrico se almacenan cerca del área de trabajo para incorporarlos en la última fase del proceso.

Trabajos en metal, selección de diseños, medidas y tamaños: Al igual que en el primer subproceso, el producto a terminar partirá de un diseño previo, en el cual se realiza una muestra sobre la cual se trabaja como referencia.

Utilización de la troqueladora: En esta fase, la utilización de la troqueladora, junto con el taladro de pie y el torno industrial permite la producción de piezas, brazos, donas, centros y accesorios de metal (aluminio, bronce, hierro, o latón).

Proceso de conversión: Ya dentro de la etapa de acabados, este proceso dispone la utilización de el aparato electrolítico cuya función será "bañar", "cobrizar" "añudizar" (opacar metal), y recubrir las piezas producidas en la fase previa para darle más elegancia al trabajo.

Armado y soldado: Las piezas provenientes de las subfases expuestas, deberán unirse para formar la unidad que exige el producto a terminar, aquí, la utilización de la planta para soldar, las prensas y varillas exigen una utilización diestra para localizar el punto exacto de trabajo y evitar dañar los acabados preliminares.

Pulido e integrado de materiales: Esta última fase es el vínculo que une a los dos subprocesos ya descritos, en este punto se dan los acabados finales, se hornean (es opcional y se estima conveniente más no indispensable para los acabados), las piezas de madera que fueron barnizadas y se pulen las piezas de metal o se someten a un nuevo baño electrolítico para mejorar los acabados.

Producto terminado: Ya en esta fase final, los encargados de la producción de cada uno de los subprocesos, revisan y dan el visto bueno a los productos integrados.

Por lo que toca a la explicación del mantenimiento y reparación de lámparas y candiles se expone lo siguiente:

Desarmado y desengarse: Contempla la operación de seccionar el artículo hasta su mínima expresión, retirando, reparando o limpiando las piezas que se requiera.

Cambio de piezas: Cuando el daño o suciedad sea muy profundo o grave, se optará por el cambio de la pieza completa a fin de garantizar un trabajo de calidad.

Lavado: En caso de no encontrarse fallas graves, se limpiarán las piezas, utilizando thiner (para aflojar la laca o recubrimiento anterior, en el caso de latón, ácido sulfúrico o nítrico, se pulirán las "gemas", cristales o cuentas de vidrio. Ya en los acabados y dependiendo la solicitud del cliente, se le dará el acabado, pudiendo ser este de pulido, latonado, "baño de oro" o cambios en algunos tipos de engarce.

Electrificado: Incorporado dentro del proceso de cambio de piezas este proceso consistirá en el cambio de todo el material eléctrico incorporado en el candil: soquet, alambre No. 16 y eventualmente mecanismos de encendido.

Prueba ante el cliente: Constituye la prueba de que se recibe un producto a satisfacción del cliente, sin problemas, falsos contactos o piezas sueltas o faltantes.

Entrega: Si la etapa anterior es cumplida sin contratiempos se hará la entrega inmediata de su artículo al cliente.

Cabe señalar que para los casos que se estudiaron, los talleres señalaron que al tiempo de entregar el candil o la lampara se le dan las piezas que fueron cambiadas si así fuera el caso.

 

Flujo del proceso de producción en una escala de pequeña empresa:

images/fp_lampara.gif

 

Recepción inicial de insumos: En este primer momento, los insumos básicos (madera, placas y láminas de aluminio u otro metal, insumos eléctricos, pantallas y demás componentes) son recibidos del almacén o los proveedores y pasan por un rápido chequeo.

Distribución de materias primas por área: De acuerdo a la disposición de procesos, se divide el flujo de materiales para la producción en dos grandes áreas, por un lado la dedicada al trabajo de ebanistería (moldeado y tallado de madera) y por el otro los trabajos en metal, para diseñar y crear presentaciones.

Trabajos de madera diseño y desbaste: Dentro de este primer sub-proceso, la madera recibida en bloques, es pasada por la sierra eléctrica para empezar a darle la forma que exige la producción, en caso necesario se utilizarán las herramientas manuales para apoyar esta labor.

Perforaciones y entradas: Ya obtenidas las piezas, se procede a utilizar el taladro para darle las entradas al cableado y demás elementos eléctricos que lleva.

Pulido y esmaltado: Una vez que se tiene ya el diseño semicompleto, se inicia el proceso de acabado que consiste en lijar, pulir y aplicar laca u otro solvente respetando la expresión artística del trabajo en caso de que lleve figuras talladas.

Acabados: En esta fase se verificará la calidad del producto, midiendo sus dimensiones y probando su funcionamiento.

Revisión final: Cuando ya se verificaron los acabados y el funcionamiento del sistema eléctrico se almacenan cerca del área de trabajo para incorporarlos en la última fase del proceso.

Trabajos en metal, selección de diseños, medidas y tamaños: Al igual que en el primer subproceso, el producto a terminar partirá de un diseño previo, en el cual se realiza una muestra sobre la cual se trabaja como referencia.

Utilización de la troqueladora: En esta fase, la utilización de la troqueladora, junto con el taladro de pie y el torno industrial permite la producción de piezas, brazos, donas, centros y accesorios de metal (aluminio, bronce, hierro, o latón).

Proceso de conversión: Ya dentro de la etapa de acabados, este proceso dispone la utilización de el aparato electrolítico cuya función será "bañar", "cobrizar" "añudizar" (opacar metal), y recubrir las piezas producidas en la fase previa para darle más elegancia al trabajo.

Armado y soldado: Las piezas provenientes de las subfases expuestas, deberán unirse para formar la unidad que exige el producto a terminar, aquí, la utilización de la planta para soldar, las prensas y varillas exigen una utilización diestra para localizar el punto exacto de trabajo y evitar dañar los acabados preliminares.

Pulido e integrado de materiales: Esta última fase es el vínculo que une a los dos subprocesos ya descritos, en este punto se dan los acabados finales, se hornean (es opcional y se estima conveniente más no indispensable para los acabados), las piezas de madera que fueron barnizadas y se pulen las piezas de metal o se someten a un nuevo baño electrolítico para mejorar los acabados.

Producto terminado: Ya en esta fase final, los encargados de la producción de cada uno de los subprocesos, revisan y dan el visto bueno a los productos integrados.

Por lo que toca a la explicación del mantenimiento y reparación de lámparas y candiles se expone lo siguiente:

Desarmado y desengarse: Contempla la operación de seccionar el artículo hasta su mínima expresión, retirando, reparando o limpiando las piezas que se requiera.

Cambio de piezas: Cuando el daño o suciedad sea muy profundo o grave, se optará por el cambio de la pieza completa a fin de garantizar un trabajo de calidad.

Lavado: En caso de no encontrarse fallas graves, se limpiarán las piezas, utilizando thiner (para aflojar la laca o recubrimiento anterior, en el caso de latón, ácido sulfúrico o nítrico, se pulirán las "gemas", cristales o cuentas de vidrio. Ya en los acabados y dependiendo la solicitud del cliente, se le dará el acabado, pudiendo ser este de pulido, latonado, "baño de oro" o cambios en algunos tipos de engarce.

Electrificado: Incorporado dentro del proceso de cambio de piezas este proceso consistirá en el cambio de todo el material eléctrico incorporado en el candil: soquet, alambre No. 16 y eventualmente mecanismos de encendido.

Prueba ante el cliente: Constituye la prueba de que se recibe un producto a satisfacción del cliente, sin problemas, falsos contactos o piezas sueltas o faltantes.

Entrega: Si la etapa anterior es cumplida sin contratiempos se hará la entrega inmediata de su artículo al cliente.

Cabe señalar que para los casos que se estudiaron, los talleres señalaron que al tiempo de entregar el candil o la lampara se le dan las piezas que fueron cambiadas si así fuera el caso.

Un día tradicional de operaciones

Para el caso de la fabricación, la elaboración de una lámpara requiere la integración de distintos procesos, los trabajos de madera (desde la recepción de insumos hasta los acabados) requerirán la ocupación de un carpintero maestro en la utilización de las maquinas y el apoyo de ayudantes en los procesos secundarios, del mismo modo el proceso de troquelado, requerirá la habilidad del operario de las maquinas y equipos requeridos. 

Durante cada una de la fases que componen el proceso, se irán realizando superviciones periódicas para verificar la calidad del trabajo y al final del proceso, cuando se integren los componentes, se hará una última revisión, verificando acabados, ensambles y troquelados.

En el mantenimiento y reparación, las actividades y la duracion de cada una de ellas estará en función de las necesidades a cubrir (sea reparación, lavado o cambio), el tiempo mínimo de acabado será de dos días y como máximo 7.

Distribución Interior de las Instalaciones:

Los factores a considerar en el momento de elaborar el diseño para la distribución de planta son:

a) Determinar el volumen de producción

b) Movimientos de materiales

c) Flujo de materiales, y

d) Distribución de la planta.

Se recomienda utilizar, como esquema para la distribución de instalaciones, el flujo de operaciones orientado a expresar gráficamente too el proceso de producción, desde la recepción de las materias primas hasta la distribución de los productos terminados, pasando obviamente por el proceso de fabricación.

Flujo de materiales

images/mat_lampara.gif

Además de la localización, diseño y construcción de la planta es importante estudiar con detenimiento el problema de la distribución interna de la misma, para lograr una disposición ordenada y bien planeada de la maquinaria y equipo, acorde con los desplazamientos lógicos de las materias primas y de los productos acabados, de modo que se aprovechen eficazmente el equipo, el tiempo y las aptitudes de los trabajadores.

Las inatalaciones necessarias para una pequeña empresa de este giro incluyen, entre otras, las siguientes áreas:

  • Recepción y almacenaje de insumos y productos accesorios.
  • Almacenamiento de solventes y/o combustibles.
  • Distribución de los insumos por participación en el proceso.
  • Proceso de fabricación, adición de los distintos componentes.
  • Pruebas en el sistema eléctrico y acabados.
  • Almacenamiento de lámparas terminadas.
  • Como proceso alterno correcciones o desarmado de productos de mala calidad.
  • Guardarropas, lavabos y sanitarios.
  • Servicios médicos o botiquín de primeros auxilios.
  • Area de atención a clientes.
  • Estacionamiento.

Ejemplo de la distribución interna de las instalaciones de la planta:

images/dis_lampara.gif

Determinación de costos y márgenes de operación:

El estudio de los costos de operación es la piedra angular en toda clase de negocios, ya que permite no sólo la obtención de resultados satisfactorios, sino evitar que la empresa cometa errores en la fijación de los precios y que esto derive en un resultado negativo.

En la determinación de los costos, se debe tomar en cuenta que su valor cambia por posibles fluctuaciones en los precios o por diversos grados de utilización de la capacidad instalada.

En términos generales, el precio se puede establecer por debajo o por encima del de la competencia o ser igual al de ella.

 

El precio de los productos finales del giro deberán estar integrados por:

  • Costos directos: (materia prima, remuneraciones al personal).
  • Costos y gastos indirectos.
  • Gastos de venta: salario de vendedores; comisiones y gastos de publicidad; seguro de artículos terminados; depreciación de equipo de transporte.
  • Margen de utilidad

Luego de obtener estos se evalúan respecto de los precios de la competencia y la situación de oportunidad (oferta-demanda).

Distribución del producto:

La importancia del sistema de distribución se subestima muchas veces a pesar de que impacta en los volúmenes de venta y de que se refleja en un mal aprovechamiento del potencial del mercado, así como en acumulaciones excesivas de inventarios que, en otras consecuencias, incidirán en la rentabilidad del capital.

Centro comerciales, zonas específicas como la calle Victoria y la Lagunilla en el Distrito Federal, tiendas especializadas, bazares y plazas comerciales.

Administración y control de inventarios:

La administración y el control de los inventarios tienen como función principal determinar la cantidad suficiente y tipo de los insumos, productos en proceso y terminados o acabados para hacer frente a la demanda del producto, facilitando con ello las operaciones de producción y venta y minimizando los costos al mantenerlos en un nivel óptimo.

La inversión que representan los inventarios es un aspecto muy importante para la empresa en la administración financiera. En consecuencia, se debe estar familiarizado con los métodos para controlarlos con certeza y asignar correctamente los recursos financieros.

De acuerdo con reglamento de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, las empresas están obligadas a llevar algún  sistema de inventarios, dependiendo de los ingresos manifestados en su última declaración.

Las empresas en el giro acostumbran utilizar como método de valuación de inventarios el de primeras entradas primeras salidas (PEPS).

 

Ir a:  




   » Top Guías 
     
 » Secado y Salado de mariscos  
 » Sazonadores y especias molidas  
 » Lámparas ornamentales y candiles  
 » Puros y otros productos de tabaco  
 » Alimentos balanceados para animales  
 » Jugo de frutas y verduras  
 » Bebidas fermentadas de manzana (sidras)  
 » Perfumes, lociones y similares  
 » Empaques y refacciones para maquinaria industrial  
 » Alfarería y cerámica  
     

Libro de visitas

Su opinión de esta pagina es:
Buena
Regular
Mala
 


Mayores informes: guias@economia.gob.mx